¡Improvisa y disfruta tu vida!

“El teatro es el reflejo involuntario de las ideas de la gente”.         Sarah Bernhardt

Creo que algunas personas, por ignorancia no por mala fe, no valoran el teatro es su justa medida. Pero por favor, eliminemos la maldad de toda palabra que rechace al mundo teatral, simplemente nace del desconocimiento. En el momento que entablas amistad con ese mundo, descubres, al igual que un recién nacido va descubriendo su cuerpo, que formas parte de él; y él… de tu vida.

bailarinaLos humanos tenemos la necesidad de hacernos preguntas. Nuestro cerebro no descansa y en todo momento está escrutando la realidad para saber qué ocurre, cómo y cuándo. De ahí que busque respuestas. La sociedad también necesita respuestas pero no se plantea preguntas porque las acallan los ruidos externos. Nos perdemos en el rumor (no necesitan gritar) televisivo, periodístico, tecnológico… Y no detenemos nuestro ritmo para poder hacernos preguntas poderosas. De ahí la necesidad del teatro que, por suerte, no deja de ser un espejo que nos muestra lo estúpidos que somos. Sólo cuando estamos frente a él y nos observamos deformados y carentes de sentido reaccionamos. Incluso cuando un actor o una actriz interpreta una escena banal, humorística, que intenta hacer reír y no tiene maldad ninguna, nos ponemos nerviosos. Y lo hacemos porque vemos entonces la realidad que, alguien, no quiere que conozcamos. Podemos ocultar los secretos más grandes entre los árboles de las grandes avenidas, podemos enterrar en los parques nuestras mentiras, podemos pintar las paredes para que nuestras mugre quede oculta, podemos rasgar nuestras ropas para silenciar evidencias… pero el teatro lo sacará todo a la luz. No por hacer daño sino por la necesidad humana de ser sinceros con nosotros mismos.

¡Sé sincero contigo mismo y no dejes nunca de ir a reconocerte al teatro!

¿Pero qué estupideces está diciendo? Podrás preguntarte. Existen un montón de obras de teatro que sólo buscan entretener, me dirás. Es cierto pero en ese entretenimiento está la palabra, está el gesto, está la acción, está el sentimiento, está la humanidad, está la realidad. Pero no me creas, vete al teatro a comprobarlo y si no te encuentras con nada de esto en la obra que veas… entonces no has ido al teatro. Y no hablemos ya de la improvisación, que no es más que la vida extendida. Nuestras vidas no tiene un guión, se crea en función a nuestras decisiones y acciones, curiosamente, al igual que en el teatro en el momento de improvisar. No dejes de ver el video que viene a continuación y quédate con las herramientas que sugiere porque te valdrán para el teatro y para tu vida diaria. ¿No es una locura? Quizá sí, sea como sea… ¡Improvisa y disfruta tu vida!

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *