¿Por qué debemos enamorarnos del teatro?

love

enamoranExisten múltiples motivos por los que las personas se enamoran y muchos más por los que entran en el mundo de las artes escénicas. Fama, dinero, trabajo, reconocimiento, terapia, por probar, de casualidad, entretenimiento… Existen tantos como personas. Incluso si pudiéramos preguntar a cada una de ellas por su motivación principal no obtendríamos una respuesta clara. Lo que daría lugar a una estadística aún más confusa.

El problema no surge con el motivo de entrada, nace, de una forma interna y personal, cuando quieres alargar en el tiempo tu estancia en ese mundo de luces y sombras. Conozco a personas que entran y salen de él como si se fueran a dar una vuelta por un centro comercial. Están viviendo su vida y cuando tienen la oportunidad de hacer una representación la hacen. Una vez finalizada cogen el camino de vuelta a su casa sin mirar atrás y a esperar la próxima ocasión. Ese comportamiento es tan válido como otro cualquiera. Es más, felicidades a quién pueda hacerlo y divertirse en el proceso.

enamoran¿Qué debo hacer si quiero compartir mi vida con el teatro? ¿Cómo me tengo que comportar para conquistar el corazón del teatro? ¿Qué quiere de mi el teatro? ¿Qué puedo ofrecer al teatro para que los dos seamos felices? Existen cientos de preguntas que te puedes plantear. Busca las mismas que te hiciste cuando estabas, de una forma absurda e irracional, enamorado/a. Escarba en ese momento de tu vida que, sin saber cómo, tu corazón era un revoltijo de emociones incontroladas. Te darás cuenta, una vez tengas las preguntas, de que intercambiando “el teatro” por “mi amante” te llegarán las respuestas.

“La profesión de actor o actriz es como la relación con un o una amante: exige una dedicación constante. Hazte esta pregunta: ¿qué estás dispuesto/a a hacer por tu amante para demostrarle que te tomas en serio vuestra relación? Has de saber que tu amante actoral va a estar poniendo a prueba tu interés todos los días. Una vez al mes no es suficiente para demostrar a tu amante hasta qué punto te tomas en serio esta relación. Tienes que darle pruebas todos los días para convencerle/a de que eres sincero/a”.

                                                Bernard Hiller

                                               “Deja de actuar, empieza a vivir”

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *