¿Conoces tu zona de confort?

Cada vez que un nuevo libreto comienza a tomar vida en una compañía teatral el miedo se vuelve pegajoso, pesado e incluso puede alcanzar tal solidez que si no lo gestionas bien te pega al suelo y te inmoviliza. Debería ser un momento único donde se mezclen los sueños, las ansias por crear y la incertidumbre del resultado. Por el contrario, en muchas ocasiones, utilizamos el famoso refrán mejor malo conocido que bueno por conocer para justificar nuestros miedos. Es normal, puede decir alguien, son los nervios. Puedes ser, pero tomar esa nueva andadura como un reto apetecible para aprender, crecer, evolucionar y afrontar el trabajo con una sonrisa depende; total y absolutamente de nosotros.  

zona-de-confort

Vivimos muy tranquilos en la zona de confort, ahí, puedes creerme, nunca pasa nada. El miedo no existe en esa zona porque tampoco hay reto, meta, sueño, aprendizaje, ilusión… Nuestro cerebro está diseñado para mantenernos con vida y lo malo es que no se para a pensar qué tipo de vida. Por eso nos pide que no nos movamos, mejor quédate aquí, nos dice, aquí no puede pasarte nada malo (tampoco nada bueno pero eso no le importa y se lo calla).

 Debemos decidir si queremos pasar el trago inicial y disfrutar del proceso para llegar a divertirse, aprender, reír, compartir, soñar, crear… o mirar la vida pasar. También, sinceridad ante todo, hay que contemplar todas las posibilidades, puede que no se alcance el éxito soñado. Podemos quedarnos en el camino, cómo no, porque las metas a corto plazo no se cumplen y por lo tanto la final está cada segundo más lejos, tanto, que es imposible divisarla en el horizonte, a cada paso nuestro; ella da cinco. ¿Qué hacemos entonces? Recapacitar, analizar las posibilidades y, si se tercia, cambiar la ruta, eso sí, la nueva debe salirse de la zona de confort. Lo aprendido fuera de esa zona no tiene precio.

Si nunca lo intentas, nunca sabrás qué pasará.

Compartir:

5 Comments on “¿Conoces tu zona de confort?

  1. En el teatro y en ocasiones también en la vida hay que probar, arriesgar, cambiar, experimentar, y hay que hacerlo sin miedo y con buena disposición. Asumir nuevos retos es saludable, nos mantiene vivos, nos hace crecer, evolucionamos y nos hacemos más fuertes ante posibles fracasos y valoramos más los éxitos porque serán fruto de un trabajo más intenso.

    • Tienes mucha razón. Al igual que la vida hay que vivirla, el teatro hay que vivirlo. Sólo cuando perdemos el miedo a vivir… vivimos realmente y cuando perdemos el miedo al teatro lo disfrutamos de verdad. Gracias por tu comentario.

  2. Hola me J creo que artísticamente has mejorado mucho me gustaría poderos inspirándome con tu arte creo que le pones mucho mucho entusiasmo a tus obras la última que me he leído fue la niña del rap creo que no tenía mucho sentido y no me gustó mucho pero muchas obras tuyas me han encantado veo que le pones mucho sentimiento me gustaría que siguieras haciendo estas horas si pudieras quisiera que me hicieras una poesía para mi obra de teatro que voy aa representar por toda Europa , si me convence esperó que tenga más sentido que la niña de el rap , saludos .

    • Hola PepePelotaDePinPon, no sé quién eres pero te agradezco tus comentarios igualmente, lo que no entiendo es cómo puedes mencionar tanto la obra “la niña del rap” si no te gustó nada. Y por el contrario no comentas nada de otras obras que has leído y sí te han gustado. ¿Por qué no te animas y comentas alguna de estas últimas? Gracias por formar parte de este blog.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *